1.3.09

¿Què se entiende por sexualidad en Psicoanalisis?

Para dar respuesta a esta cuestión tocaremos los puntos que nosotras consideramos que conforman lo que se entiende por sexualidad en Psicoanálisis, según Freud.
Para Freud el recién nacido trae impulsos sexuales que se van desarrollando y caen en una represión progresiva que puede ser interrumpida por avances del desarrollo o detenida por particularidades individuales, aunque la manifestación mas grande de la sexualidad infantil es a partir del tercer año de vida. Pensamos que con el Complejo de Edipo, vemos necesario explicar el proceso porque para llevarse a cabo la manifestación de la sexualidad infantil entra el chupeteo y el autoerotismo.
La succión es un instinto
[1] que aparece en el niño de pecho y puede subsistir en la edad adulta. Los labios y la lengua son tomados como objetos de succión, se hace alusión a que el niño pasa de la succión a la masturbación, ya que combina la succión con alguna frotación de genitales exteriores, el placer causa succión, puede llevar a conciliar el sueño.
Los pediatras y neurólogos niegan que el chupeteo sea una maña sexual, pero para el Psicoanálisis, el chupeteo es una manifestación sexual y en ella se estudian los caracteres de la actividad sexual infantil. Mencionamos que la actividad de mayor importancia vital para el niño es la succión, en donde se apoya en una función fisiológica, no conoce objeto sexual alguno, por tanto es autoerotica, su fin sexual esta bajo el dominio de una zona erógena. Freud toma en cuenta, que cuando se lleva a cabo una succión completa durante el desarrollo del niño, en la edad adulta se llega a disfrutar el fumar, el beber y todas esas acciones que tengan un placer en los labios
[2], de lo contrario cuando ésta se reprime, en la edad adulta se tienen ascos a la comida o pueden existir vómitos histéricos.[3]
El fin sexual del instinto infantil hace surgir la satisfacción de una zona erógena elegida, èsta satisfacción debe dejar una necesidad de ser repetida. Ponemos el ejemplo de la zona bucal que llena la ingestión de alimentos, esto es repetido y existe un dejo de satisfacción. El fin sexual desde el punto de vista del Psicoanálisis se constituye por el acto de permutación del estimulo proyectado en la zona erógena por otra excitación exterior (manipulación semejante a la succión) que calma la sensación del deseo persistente, surgiendo la de satisfacción.
Con esto le estamos dando la importancia que implica la infancia en la formación de la sexualidad y un proceso importante es el Complejo de Edipo, tanto en el varón, como en la mujer. Como sabemos, la castración es un factor decisivo. El complejo de Edipo de la mujer empieza a partir de la castración y en el varón, culmina con ésta, la niña vive su feminidad de acuerdo a como haya vivido la castración, si la culmina favorablemente llega a la feminidad y si no, puede llegar a tener algunas consecuencias. La diferencia anatómica de los sexos, tiene consecuencias, el niño reacciona con horror, menosprecio y superioridad frente a la persona mutilada (la niña) y la niña por el contrario surge el complejo de masculinidad, otra consecuencia son los celos que sienten recíprocamente, pero en la mujer es mayor que en el hombre; otra consecuencia, es el cambio que tiene que vivir la niña, que es el apartarse de la masculinidad y del onanismo, al mismo tiempo vive un cambio de sentimiento hacia la madre, ya que, la culpa por no tener un pene. De acuerdo como vivan la castración influirá en la sexualidad de los individuos.
No podemos dejar de mencionar que hay un vinculo causal entre la sexualidad y las neurosis, como ya dijimos la etiología sexual puede ser de naturaleza infantil, es a esto a lo que nos referíamos cuando dijimos que la infancia era importante en la sexualidad, esto sirve para explicar las psiconeurosis y en el caso de las neurastenias, la etiología es de índole actual. En estas neurosis, puede influir la vida sexual (neurastenias) o bien puede entramarse o no con la vida sexual (psiconeurosis) y se sitúan en la vida sexual.
Como dice Freud, los factores sexuales con muy importantes, porque los médicos deben estar en la disposición de indagar sobre ese punto, ya que muchas veces se puede confundir con situaciones de estrés, trabajo, quehaceres diarios y demás para la explicación de las neurosis. Estos factores no les habían apreciado lo suficiente, ya que la ciencia sexual sigue siendo vergonzosa y al igual como él mismo dice, en materia de sexualidad, todos somos unos hipócritas.
Podemos decir que las aberraciones sexuales también forman parte de la sexualidad, porque el individuo escoge su objeto sexual con el fin de llegar a la satisfacción, esto es que la pulsión llegue a su meta y la cual puede satisfacer a través de objetos sexuales como: una persona de su mismo sexo, de sexo contrario, un animal, una prenda, un muerto, etc.
Ahora si, podemos decir que tenemos una noción de sexualidad, ya que es extravagante, estrambótica y de una diversidad tan amplia como la fantasía misma, es decir es ilimitada.
En primera el estado propio y primera de la sexualidad es su poliformismo, por lo tanto, entendemos que la sexualidad es mucho mas que sexo, sexuacion, sexuado, vida sexual, es la conformación de todo lo anterior mencionado, juntos con las repercusiones psíquicas que tiene en el ser humano.
Hablar de la sexualidad es hablar de la persona misma con todo lo que lleva consigo, sus sentimientos, pensamientos, placeres, modos, deseos, pulsiones, es ilimitado.
Bibliografía
Freud, Sigmund. Algunas consecuencias psíquicas de la diferencia anatómica de los sexos. (1925) T. XIX. Amorrortu
Freud, Sigmund. La sexualidad en la etiología de las neurosis. (1898) T. II
Freud, Sigmund. Tres ensayos de una teoría sexual. (1905). T. VII
Hernandez Garcia, Manuel. Sexo sin sexuacion y algunas consecuencias de la intersubjetividad en la dirección de la cura.

[1] El hambre
[2] El besar es otra acción placentera para las personas
[3] Manifestamos que no estamos generalizando.

Escrito por: Yorika Cruz Rios y Gisela del Carmen Nolasco